Acude a Urgencias al quedársele la mano atascada masturbando a su novia.

En Urgencias, por desgracia, están acostumbrados a ver de todo. Pero lo que se les presentó el sábado pasado a los profesionales de guardia de un hospital del levante español no lo habían visto antes.

Al filo de la medianoche, se presentó una pareja joven, los dos muy juntos y tapados de cintura para abajo por una misma sábana que envolvía a ambos, y tapaba la mano derecha del varón. Cuando preguntaron que para quién era la consulta, no supieron que contestar, y es que jugando jugando, la mano del muchacho se había quedado atrapada dentro de… bueno, dentro de la muchacha.

No se sabe muy bien cómo pudo pasar. Si alguien se excedió en la búsqueda del punto G y no tuvo retorno, si la otra estaba un poco más seca de lo normal, si hubo efecto ventosa… La cosa es que hubo final feliz, aunque tampoco se sabe muy bien cómo. Pudo ser tirando a lo bestia, enjabonando bien aquello, a rosca… Dejen volar su imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *