Alega diarrea para no ir a trabajar y el jefe le instala un water en su puesto

Cada vez son más duras las condiciones laborales, y si no que se lo cuenten a nuestro protagonista, un programador toledano que lleva los últimos día trabajando sentado en un inodoro debido a la diarrea que ha sufrido.

Jacinto R. llamó la semana pasada a su trabajo para comunicar que se encontraba indispuesto y no podría ir a trabajar en toda la semana debido a un virus intestinal “hablando mal, me cagaba vivo, no podía ni levantarme de la taza y así lo comuniqué”. La empresa está finalizando un importante proyecto y el jefe no podía asumir la baja de su trabajador, así que encontró otra solución “le llamé personalmente y le comuniqué mi decisión, íbamos a instalarle un inodoro en lugar de su habitual silla y así podría seguir trabajando con total normalidad”.

El trabajador no pudo negarse por lo precaria de su situación y lleva desde entonces trabajando en dichas condiciones “la verdad que me he acostumbrado y es una gozada, puedo cagar y mear sobre la marcha, parezco un bebé”.