Apuestan a ver quien come más polvorones y casi muere asfixiado

Ocurrió el pasado día 25 de diciembre, cuando tras una Nochebuena caracterizada por mucho beber y trasnochar, como era habitual cada año, la comida de Navidad se celebraba en casa de Antonia. El hijo de ésta, Alfonso y su cuñada, Ana, se reían mutuamente comparando quien de los dos, tenía más resaca. Ana, propuso a su cuñado una apuesta, a ver quien se comía antes tres polvorones, y sin dudarlo, aceptó.

Alfonsito, como así lo llamaban a pesar de sus 42 años de edad, empezó a engullir y ahí empezó la pesadilla.
Dado que cada bocado se convierte en polvo y añadida la sequedad bucal propia de la resaca, Alfonso empezó a toser aleteando con los brazos a la vez que mostraba evidentes síntomas de ahogo, “le salia polvorón hasta por la nariz”, nos contaba un hermano de éste.

Tal era la dificultad respiratoria, que inmediatamente fue trasladado al Servicio de Urgencias, en donde más tranquilo, le dijo a su madre, “los polvorones los tiras, PERO YA!”

Compártelo: