Un catalán finge su muerte para independizarse de su mujer

Parecía el plan perfecto, o eso pensaba el protagonista de esta rocambolesca historia que tuvo lugar este fin de semana en Barcelona. Jordi, de 35 años edad y 4 meses de casado no aguantaba más a su mujer y se lo ocurrió la brillante idea de desaparecer para siempre.

Jordi cogió su coche y se precipitó por la playa de la Barceloneta dejando restos de su propia sangre por todos los asientos. Los Mossos d’Esquadra no tuvieron dudas. Accidente de tráfico mortal a falta de encontrar el cadaver presumiblemente hundido en la profundidades del Mar Mediterráneo.

La sorpresa se la llevó su querida esposa cuando se encontraba viendo la televisión en casa y descubrió a Jordi en la manifestación a favor de la Constitución Española el 8 de octubre, junto a Josep Borell, en primera fila. Jordi se enfrenta ahora a cargos contra la salud conyugal que deberá hacer frente durante un mínimo de 2 años mediante trabajos sociales como poner la lavadora o hacer la cama.

Compártelo: