Cazado a 240 km/h en una recta y alega que se había quedado dormido

 

Los hechos ocurrieron anoche en la Autovía A-1 a las afueras de Burgos y en dirección a Madrid cuando una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico en un control de radar móvil de velocidad detectó un vehículo a 242 km/h.

La patrulla inició una persecución para detener al conductor, pero tardaron 20 minutos hasta conseguir que se detuviese. Una vez parado el infractor la Guardia Civil solicitó sus papeles y le preguntó por qué iba tan rápido, éste contestó que no se había dado cuenta a qué velocidad circulaba ya que se había quedado dormido. Los agentes procedieron a realizarle los pertinentes test de alcoholemia y droga, pero ambos dieron negativo.  El conductor, un joven de 24 años de edad, explicó que venía de Palencia y se dirigía a su casa en Madrid, pero llevaba todo el día sin dormir y estaba bastante cansado.

La Guardia Civil no pudo multar entonces al joven por exceso de velocidad ya que éste no era consciente de la velocidad a la que circulaba, pero éste fue denunciado por conducción imprudente por ir dormido en su vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *