Hace cima en el Everest, sin óxigeno, y fumando un paquete de Ducados diario.

Patxi A.G., del mismo Bilbao,  la semana pasada conquistó una de las cimas más míticas del planeta: el Everest. Pero contado así la cosa parece no tener mayor mérito que una buena preparación física y capacidad de sufrimiento. Mucha gente ha conquistado el techo del mundo.

Pero Patxi ha ido más allá. Ha conseguido llegar a la cima sin ayuda de oxígeno, algo de por sí meritorio. Pero lo que de verdad hace que su hazaña parezca imposible de superar, es que se fumaba un paquete de Ducados a diario.

“Yo ya dije a la cuadrilla que me venía con ellos al Everest cuando quisieran, pero que a mí no me ponían una bombona a la espalda ni de broma, que no soy el butanero de Basauri”, comentó al llegar de vuelta al campamento base. “Y el cartón de Ducados viene conmigo a todas partes, si no… ¿de qué voy a disfrutar en la montaña, pues?”, añadió, antes de tomarse un chato de vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *