Confiesa un delito durante un show de hipnosis

Juan Delgado, contable en la sede central de Telefónica desde hace 17 años, acudió ayer viernes a un show de hipnosis con varios de sus compañeros de trabajo, incluido dos de sus superiores.

La noche se torció sorprendentemente cuando entraron a un show de hipnosis que encontraron mientras buscaban el correspondiente bar de ligoteo. Juan fue elegido, junto a uno de sus superiores, para formar parte del espectáculo. El hipnotizador preguntó a los a ambos por algún secreto gracioso sobre el otro. A Juan le tocó escuchar, entre risas del público, como su compañero babeaba mirando los pechos de su mujer. Las risas terminaron cuando Juan explicó como desviaba fondos de la empresa a su cuenta personal ante la ignorancia de, según palabras textuales, “los pringados de sus jefes”.

Hoy mismo, Juan ha sido cesado de su cargo y deberá preparar su defensa para el más que probable futuro juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *