Denuncia a su empresa por no permitirle cagar tres veces al día

Ha ocurrido en el centro de Tarragona, en un supermercado perteneciente a una famosa cadena. Julián, vecino de la localidad y de 47 años de edad, tras firmar el contrato, empezó a trabajar en noviembre como reponedor de estanterías así como organizando almacén.

El encargado observó que Julián reunía condiciones para seguir formando parte de la plantilla de la empresa y al objeto de cubrir vacaciones, le ordenó que se encargara de cobrar en la caja. Ese nuevo puesto no era como el anterior, si no, que requería de relevo para hacer sus necesidades. Julián, que tenía un reloj en el estómago, necesitaba que alguien le supliera al menos tres veces al día.
Fueron los propios compañeros los que mostraron sus quejas al encargado diciendo, que no les dejaba hacer nada con tanto relevo. De nada sirvió las amenazas con descontarle el tiempo perdido por ir a evacuar.

Tras rescindir el contrato, Julian ha denunciado a la empresa manifestando que “cagar es como el agua, no se le niega nadie!!”

Compártelo: