Despedido por masturbarse en el despacho de su jefe mirando la foto de su mujer

Tomás, vecino de Albacete se ha quedado sin trabajo y no precisamente por falta de actitud. Interés puso, quizás demasiado, pero no donde tenía que ponerlo, comportamiento que le llevó al despido inmediato.

Eran las 5 de la tarde del pasado lunes cuando Tomás fue al despacho de su jefe para dejar unos informes sobre la mesa. Se entretuvo tanto que su superior no tardó en aparecer. Tomás tenía en una mano la foto de su esposa, y la otra se pueden imaginar donde. “Fue algo grotesco”, nos relata su jefe indignado.

Tomás, por el contrario, no se siente arrepentido y asegura que volvería a repetirlo. “Me he quedado muy a gusto. Llevaba años queriendo cambiar de trabajo. Espero carta de recomendación.”