Devuelve una guitarra porque no suena y no le había puesto las cuerdas

Una tienda de música de Madrid vivió una situación esperpéntica la semana pasada cuando un cliente pretendió devolver una guitarra eléctrica porque decía que no sonaba nada. “Llegó aquí muy enfadado haciendo aspavientos y quejándose de que la guitarra no sonaba. Cuando abrimos el maletín y sacamos la guitarra le preguntamos que donde estaban las cuerdas. ¿Cuerdas, qué cuerdas? nos dijo”. Así nos contaba el comerciante aguantándose la risa la anécdota vivida.

El cliente aseguró que nadie le había dicho nada de que hubiera que poner unas cuerdas. Al parecer había comprado la guitarra a través de la tienda online, y se quejaba de que no había manual de instrucciones ni nada que se le pareciese. Cuando le indicaron que además necesitaba un amplificador la cosa se puso más fea, por lo que aceptaron la devolución.

“Obviamente este tipo de productos son para gente que sabe lo que compra. No podíamos ni imaginar que alguien con cero conocimiento se comprara una guitarra eléctrica. De todas formas para evitar problemas ya hemos incluido en las descripciones de las guitarras una leyenda que dice “necesita cuerdas para sonar”.