Dos ancianos siguen observando una obra que lleva 7 años parada

Matías y Joaquín son dos vecinos el barrio sevillano de San Pablo. Desde que ambos se jubilaron de la Renfe, allá por el 2006, se pasan el día visitando obras para ver trabajar a los operarios y de vez en cuando darles algún consejo o indicación.

Una de las obras que los dos amigos visitaban a diario detuvo su marcha a finales del año 2009 ya que la empresa encargada de la construcción quebró a consecuencia de la crisis. Aun así, los ancianos no han dejado de visitar la obra todos y cada uno de los días a pesar de que la construcción lleva 7 años sin avances. Cada mañana, a las 7:45 Matías y su buen amigo Joaquín se plantan frente a la obra con la esperanza de que ese día se reanude el trabajo.

Los ancianos se han ganado un sitio en el corazón de los sevillanos, tanto es así que sus vecinos del barrio de San Pablo están recogiendo firmas para que el Ayuntamiento de Sevilla ponga su nombre a la plaza una vez que finalicen las obras. “Sería una buena forma de darles reconocimiento a Matías y Joaquín por su perseverancia. No han faltado a la obra ni un solo día y eso hay que premiarlo” nos comenta Julián Duque, el artífice de la iniciativa de recogida de firmas.

Se prevé que las obras se reanuden en 2019 y el ayuntamiento calcula que acabará en 2025, sería una pena que para entonces uno de los ancianos no pueda ver la finalización de la misma ya que, debido a su avanzada edad no andan muy bien de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *