Electrocutado tras engancharse ilegalmente al alumbrado público.

Sucedió el pasado 22 de diciembre, en el casco antiguo de un municipio alicantino. Con motivo de las fiestas navideñas, un grupo de jóvenes estudiantes, sin saber dónde reunirse para “celebrar el nacimiento de Jesús”, habían planeado hacerlo en un local, propiedad del abuelo de uno de ellos, convirtiéndose éste, en su local de ocio, garuto, chiringuito o peña como cada uno así había bautizado.

Sólo tenían un pequeño problema, el abuelo, habia dado de baja el contrato de suministro eléctrico y los jóvenes solo disponían de velas y app linterna, careciendo por tanto de un frigorífico, luces de colores y música, no siendo muy adecuado el lugar. Uno de ellos, que presumía de tener conocimientos de electricidad, propuso conectarse al alumbrado público a través de una farola ubicada en la propia fachada del inmueble.

Tras localizar una escalera, inició las andadas, afortunadamente, el latigazo lanzó al atrevido joven, cayendo éste sobre los expectantes amigos. El terrible susto acabó en risas y ambulancia se personó en el lugar atendiendo al “rampas” como así lo apodan.

Compártelo: