Un español consigue colarse en la Casa Blanca diciendo que se estaba cagando.

Suceso que a punto estuvo de terminar como conflicto diplomático el vivido en La Casa Blanca, sede de la Presidencia de los Estados Unidos, este fin de semana pasado.

Manuel S. L., natural de Albacete, se encontraba de visita en Washington. De naturaleza curioso, había ido dos días seguidos a ver la Casa Blanca, sin conseguir entrar a ver qué tal es por dentro tan grandioso edificio. El tercer día urdió un plan. Se acercó a los encargados de vigilar el acceso, y mediante gestos y en “spanglish”, hizo ver que se estaba cagando, que necesitaba urgentemente un baño.

Inesperadamente, y movidos por la humanidad de alguno de los responsables, accedieron a acompañarle a unos baños que hay en la planta baja, pero Manuel, no se sabe cómo, consiguió burlar a sus vigilantes y a punto estuvo de llegar al mismísimo Despacho Oval. Detectado a tiempo, fue retenido y obligado a eliminar todas las fotos de su móvil y cámara. Esta situación ha hecho plantearse a los responsables de seguridad la necesidad de montar baños portátiles, como los de los conciertos y festivales, cerca de la entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *