Expulsada de clase de Pilates tras tener un orgasmo involuntario

Andrea L. es una joven que sufrió ayer un disparatado y vergonzante episodio, durante su clase de Pilates tuvo de manera involuntaria un orgasmo, el cual no pudo disimular, y fue expulsada del gimnasio.

La joven decidió comenzar a hacer algo de ejercicio después de las vacaciones, como suele ser costumbre en la mayoría de personas, se apuntó con una amiga a Pilates ya que se lo habían recomendado en numerosas ocasiones. Comenzó su primera clase muy ilusionada, quizás demasiado, y siguió las instrucciones de la monitora intentando disfrutar del momento y relajarse. Para su sorpresa, durante uno de los ejercicios de contracción comenzó a sentir un gran placer que terminó en un orgasmo bestial.

Según comenta “no pude reprimir los gemidos, fue espontáneo pero no recuerdo otro orgasmo igual en mi vida, admito que soy muy escandalosa en la cama así que me puedo imaginar el lío que formé”. Avergonzada ha declarado que no volverá al gimnasio, pero que practicará los ejercicios en casa más a menudo sin dudarlo.