Gana una maratón porque se estaba cagando.

La última edición del Maratón de Shangai ha tenido un sorprendente ganador, amateur, que se impuso contra todo pronóstico a corredores profesionales, incluso algún plusmarquista olímpico.

En un final sorprendente, cuando todo hacía pensar que uno de los favoritos se iba a alzar con el triunfo, un corredor local, totalmente anónimo, empezó a remontar posiciones una tras otra, a una velocidad más parecida a la de un mediofondista que a la de un maratoniano. El numeroso público congregado en la meta no daba crédito, y no paró de aplaudir al nuevo héroe.

El corredor, que desapareció nada más pasar la línea de meta por unos minutos, al ser entrevistado dejó a todo el mundo con la boca abierta: “La verdad es que no iba en tiempo ni con buenas sensaciones, pero llegando al kilómetro 35 me dió un apretón muy grande, y como yo nunca abandono, la manera más rápida de terminar con todo era llegar cuanto antes a la meta”.

 

Un comentario sobre “Gana una maratón porque se estaba cagando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *