Un hombre pide que le gradúen la luna del coche para no llevar gafas

El gerente de un conocido taller de reparación de lunas situado en el pueblo madrileño de Alcobendas asegura haber graduado la luna del vehículo de uno de sus clientes por petición expresa del mismo.

El taller recibió la visita de un cliente (Julio S.G.), de unos 54 años de edad, y éste contó explicó por qué quería que le graduaran la luna de su coche. Julio es conductor de Cabify y al estar tantas horas montado en su coche, está cansado de llevar las gafas puestas y las lentillas no las soporta, así que la última opción que se le ocurrió fue “la gran idea” de graduar la luna de éste.

“Al principio llegué a creer que era una broma, pero al insistir tanto y dar tantas razones, algunas de ellas entendibles, no me quedó más remedio que creer que iba en serio y pedir una luna graduada para su coche” explicó Joseba, gerente del taller. A pesar de que el código penal no especifica si es legal llevar las lunas del coche graduadas, es cierto que el cliente podría tener problemas para superar favorablemente la Inspección Técnica de su Vehículo.

Compártelo: