Ingresado tras meter el pene en un secador de manos.

Un cliente de un Centro Comercial de Ciudad de México terminó ingresado en el Hospital de Jesús de la capital azteca a consecuencia de las quemaduras sufridas en su pene. Dichas heridas fueron provocadas al introducir el pene en el secador de manos del baño de caballeros de la planta baja.

Al parecer, el muchacho iba un poco excitado y no tuvo mejor ocurrencia que tapar el primer agujero que vio. Según afirman fuentes médicas que trataron el suceso, el caso no habría pasado de una mera anécdota de no haberse apoyado en el botón de encendido.

“Llevaba toda la tarde con mi novia, y sólo besitos y carantoñas, y ya no podía más”, asegura el accidentado. “Vi aquello y me excité, no me pregunte cómo”. “La cosa iba bien, suavecito, sin problemas, pero entonces me apoyé en el botón de encendido, y noté que me ardía”. La dirección del Centro Comercial ya ha tomado la primera medida, sustituir los secadores de aire por dispensadores de papel.