Ingresado tras tratar de hacerse un piercing en el ombligo con un taladro

Prescindir de manos profesionales en ocasiones puede resultar un desastre. Sino que se lo pregunten a Rodrigo F.C., un joven que la semana pasada decidió, por su cuenta, hacerse un orificio en el ombligo para colocarse un piercing. Las consecuencias no hubiesen sido lo graves que finalmente fueron, de no ser por que el muchacho utilizó como utensilio un taladro de su padre.

La madre de Rodrigo narraba que al llegar a casa, pensó, por el ruido, que su marido, muy dado al bricolaje, estaría colgando algún cuadro o remendando algún mueble. Sin embargo, al ver salir corriendo a su hijo con el abdomen ensangrentado, supo que algo grave había pasado. Al ver la herida en la barriga de Rodrigo, su madre lo llevó rápidamente al hospital, donde los médicos le aplicaron una sutura de varios puntos.

Finalmente, el susto no pasó de ahí, y el joven explicó que su intención era la de hacerse un piercing en el ombligo para parecerse a Torito. Su padre, indignado, dijo que eso le había pasado por utilizar una broca tan potente como poco precisa.

Compártelo: