Ladrón de banco libera a un rehén porque no paraba de tirarse pedos

Ayer tarde se produjo en Granada un robo en el Banco Central, un atracador intentó realizar un robo a mano armada y aunque al fina no lo consiguió, lo curioso fue un suceso que tuvo lugar durante el robo, tuvo que liberar a uno de los rehenes porque no paraba de tirarse pedos.

Jamás pensó este afortunado hombre que sus pestilentes flatulencias podrían librarle de una situación tan peligrosa “la verdad que me acojoné vivo cuando vi entrar al atracador pistola en mano, nos tomó como rehenes y sin poder evitarlo las alubias de mi mujer comenzaron a hacer efecto de una manera descontrolada”. El atracador no pudo soportar la situación y a los 15 minutos no tuvo más remedio que liberarlo, con tan mala suerte que al hacerlo fue detenido de inmediato.

Otro de los rehenes ha declarado que “ahora todos dicen que es un héroe, gracias a sus pedos se pudo reducir al ladrón, pero esos 15 minutos para nosotros quedan, fueron los más largos de mi vida, era más el asco que sentía que el miedo por el atraco”.