Las salas de cine empezarán a emitir anuncios para abaratar las entradas.

De aquí a final de verano, y de forma paulatina, las salas de cines de todo el territorio nacional empezarán a emitir anuncios durante la emisión de las películas, excepto en los estrenos, claro está.

Esta medida se ha tomado para poder abaratar las entradas, una reivindicación histórica de los amantes del séptimo arte, que se quejan amargamente de que para ver una película hay que dejarse un dinerito curioso, aún más si se acude con la familia, y queremos tomar, como manda la tradición, unas palomitas y un refresco. La broma se puede ir más allá de los 50 euros.

Además, con ello, la patronal del cine, quiere que los espectadores tengan uno o dos descansos para así poder ir al servicio, comentar lo que le está pareciendo el filme, y poder revisar el smartphone, por si han recibido algún mensaje de WhatsApp, o alguna llamada perdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *