Le estrella a su cuñado una botella en la cabeza para demostrarle que en las películas no duele

La pasada nochebuena, un hombre de Soria tuvo que ser atendido en urgencias del hospital provincial después de que, supuestamente, un familiar lo agrediera con una botella de vidrio. La víctima se trasladó por su propio pie al centro, donde le suturaron la herida con doce grapas.

El muchacho, que se encontraba cenando en familia en el momento del incidente, no quiso presentar denuncia porque, según su versión, el daño no había sido intencionado. Al parecer, su cuñado había estado tratando de convencerle durante toda la velada, de que en las películas las agresiones con botellas de vidrio y objetos contundentes no duelen. Para comprobarlo, el familiar le había atizado con una botella de vino que, además, estaba llena.

“Sí que duele, y mucho”, manifestó el hombre a la salida del hospital. “Supongo que me habrá pasado porque no soy buen actor, apenas sé mentir. Pero lo que más me ha dolido no ha sido el botellazo, sino que nadie de mi familia me haya acompañado. Han preferido seguir cenando, riendo a mi costa. Seguro que cuando regrese me tocará a mí limpiar la sangre”.

Compártelo: