Le inmovilizan el coche por dar positivo y se toma la última con los agentes

El pasado jueves, en las inmediaciones del Santiago Bernabéu, un joven cuyas iniciales son A.P.H. fue requerido por la Guardia Civil para un control de alcoholemia rutinario a las tres de la madrugada. Cuando el susodicho sopló por la boquilla del alcoholímetro dio una tasa del doble de lo permitido, por lo que fue sancionado y su coche inmovilizado inmediatamente.

Dado que se encontraba lejos de su destino, ya que en ese momento se dirigía a una fiesta, al joven le pareció muy triste tener que irse a casa, así que le propuso a los agentes invitarlos a una copa en un pub que se encontraba próximo al control. Los agentes se lo pensaron, pero estaban bastante hartos del servicio y de la situación en la que se encuentran en su organización, con la cual habían tenido algunos problemas, así que pensaron “¿Y por qué no?”, y accedieron con la promesa de que sería solo una copa.

Una patrulla de Policía Nacional, que pasaba por las inmediaciones, entró en el pub por una comprobación rutinaria, o eso argumentaron, cuando se encontraron al joven y a los dos guardias civiles saltando mientras cantaban y bailaban una canción de moda. Enseguida dieron parte a sus superiores que se pusieron en contacto con el cuerpo de la Guardia Civil para informar del lamentable estado de sus agentes.

Los dos guardia civiles han sido expedientados y apartados del cuerpo de momento hasta nueva orden, y el joven ha sido acusado de perversión de fuerzas del orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *