Le provoca un infarto intentando quitarle el hipo.

Un ataque de hipo llevó a un estudiante de Zamora a la UCI del Hospital de la Paz. No, no ha sido debido a complicaciones en este cotidiano y molesto contratiempo. La culpa la tiene su compañero de piso, otro estudiante, pero éste de Bilbao.

Viendo que su compañero estaba ya fastidiado por tanto hipo, a nuestro amigo se le ocurrió quitárselo de una manera tradicional, es decir, dándole un susto. De esta forma, fingió ir al baño mientras veían la tele, dejó la casa a oscuras, y apareció en la puerta del salón con una máscara, una sudadera con capucha y blandiendo un hacha ensangrentada. El remedio fue efectivo, el hipo desapareció, pero para dejar paso a un infarto de miocardio.

De vuelta a su casa, el zamorano ha declarado “Patxi es muy buena gente, pero muy bestia. El año pasado ya me partió una costilla dándome en la espalda porque se me fue el agua por mal sitio”. “No creí que se fuera a asustar tanto”, apunta el vasco, “de hecho, el susto consistía en pegar un hachazo al sofá, pero le dió el infarto y tuve que abortar el plan”.

Compártelo: