Los controles de alcoholemia aplicarán la media entre los ocupantes del vehículo.

A partir de enero nos espera una novedad en los controles de alcoholemia. Y es que la Guardia Civil calculará la media aritmética de la tasa de alcohol entre los ocupantes del vehículo. Es decir, se estará cometiendo infracción si la tasa de alcohol es superior a 0’25 si vamos solos en el coche, o si sumamos 0’50 entre dos ocupantes, 0’75 entre tres, etc.

Estas cuentas se harán siempre que el conductor no supere los 0’25, en cuyo caso será denunciado como hasta ahora. Por contra, si el test arroja al menos un índice de 0’1 en aire, se aplicará la nueva medida. Pero si damos 0’0 al conducir, no se tendrá que realizar el control de alcoholemia al resto de ocupantes del vehículo.

“Esta medida se lleva a cabo porque puede ser que un conductor no llegue al positivo en el test, pero si lleva ocupantes que van más bebidos que él, podemos poner estar poniendo el riesgo la seguridad de los demás, ya que seguro irán molestando y distrayendo al que va al volante”. Así que a partir de ahora, cuidado con lo que bebemos, y con lo que beben nuestros amigos.