Médicos suspenden operación por no aguantar los pedos del paciente.

Lo que debía ser una intervención quirúrgica de rutina, debió ser suspendida abruptamente después de que el paciente, un hombre de 45 años proveniente de la localidad de Alicante, inesperadamente expulsara una considerable cantidad de insoportables flatulencias, las cuales causaron gran conmoción dentro de la sala de quirófano.

La delicada situación se presentó en el Hospital Universitario HM de Madrid, donde el Médico Traumatólogo Raúl González Iturbe se preparaba para realizar una artroscopia de rodilla al paciente antes mencionado, cuando de repente, el paciente manifestó sentir algunas molestias estomacales posiblemente provocadas por los nervios de la operación, tras la cual no pudo contener los pedos, los cuales según relatan las enfermeras presentes eran de un olor verdaderamente nauseabundo.

La decisión de suspender la intervención, fue tomada en consenso entre el médico principal y sus ayudantes, ya que no estaban garantizadas las condiciones óptimas para ejecutarla, y presentaba un alto grado de riesgo de contaminación debido a la situación antes descrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *