No puede subir a rematar los córners al tener una orden de alejamiento del portero.

Hecho insolito el vivido este fin de semana en el encuentro que enfrentaba al Egersunds y el Hodd, en el grupo 2 de la Segunda División Noruega. Y es que un defensa del equipo local tenía prohibido subir más allá de la línea del centro del campo, al tener una orden de alejamiento de 50 m. sobre el portero del equipo local.

El sancionado comenzó el partido en el banquillo, pero en la segunda parte, al cambiar de portería, tuvo que entrar, al encontrarse éste a menos de los 50 m. que exige la orden de alejamiento que pesa sobre él. Una vez en el campo, un agente de la autoridad observaba que se cumpliera la condena, ayudándose como referencia de la línea del centro del campo.

“Ha sido un partido muy estresante, y complicado de jugar, porque en las jugadas a balón parado soy fundamental en las tácticas que tenemos ensayadas”, explicaba el zaguero, de casi 2 metros de altura. “Todo esto viene por una tangana de la liga pasada, lo denuncié por agresión y el juez dictaminó que no podía acercarse a mí”, puntualizó el guardameta.

Compártelo: