Pide la hoja de reclamaciones porque un dependiente no le atiende y resulta ser un maniquí

El pasado fin de semana en el Corte Inglés sevillano de El Duque tuvo lugar una curiosa problemática cuando una mujer pidió la hoja de reclamaciones para quejarse sobre un dependiente que finalmente resulto ser un maniquí.

La mujer, como parece obvio por la noticia, no anda muy bien de la vista pero se niega a llevar gafas “me he gastado una pasta en quitarme todas las arrugas, paso de ponerme nada en la cara que tape mi inversión”. El sábado se encontraba de compras en el conocido centro comercial cuando intentó realizar una pregunta a un dependiente sin obtener ninguna respuesta.

Según parece la mujer incluso lanzó algún improperio y seguidamente se fue a por la hoja de reclamaciones para quejarse de la atención recibida “llegó enfurecida pero al momento apareció una compañera que había visto la escena y nos contó lo sucedido, de la manera más amable posible le explicamos que se trataba de un maniquí y que no era la primera que se equivocaba, aunque esto último es mentira”.