Pinta su coche como un taxi para poder usar el carril BUS.

La Policía Local de Madrid ha detectado en un control rutinario a un vecino de la capital conduciendo un vehículo particular pintado con los colores de un taxi. El interior del vehículo era el normal, sin taxímetro ni nada adaptado al uso como taxi del mismo, pero por fuera era idéntico a este tipo de transporte urbano.

Al parecer, el dueño del coche lo tuneó de esta forma para poder hacer uso del carril BUS, así como poder acceder a zonas restringidas del centro y disfrutar de los beneficios de los que disponen estos vehículos en las Ordenanzas Municipales. No se ha podido comprobar si alguna vez ha cogido pasajeros, algo que niega categóricamente el infractor.

“Cuando la gente me ve, levanta la mano y hago como que no los veo, o les hago señas de que voy a algún sitio o tengo algún problema”, comenta este señor. “Estaba mirando de comprar algún taxímetro de segunda mano, porque he echado cuentas, y un dinerito me puedo sacar al ir a trabajar, o al volver a casa”, puntualiza.