Prohibidas las partidas de mus, dominó y dados en los bares sin árbitro.

El Ministerio del Interior se ha propuesto regular el juego en los bares. La medida pretende minimizar las riñas y peleas mientras se disputan partidas entre amigos o clientes. En un principio, se estudió la posibilidad de prohibir cualquier tipo de juego en bares, tascas y peñas, pero un estudio reveló que esta medida afectaría negativamente la economía de esos negocios.

El árbitro, que deberá contar con licencia expedida por el Ministerio, controlará que las partidas se desarrollan dentro de los cauces reglamentarios del juego elegido. Además, será el responsable de controlar que no se grite más de lo debido, que los elementos usados (cartas, dados, fichas de dominó, etc.) sean homologados y no estén marcados y/o trucados, así de organizar los turnos y cambios de equipos o parejas en el juego.

“Aquí vamos a mandar al cursillo al Ambrosio, que trabajó en Sevilla en una notaría y es el más tranquilo de los que paran por aquí”, nos comentan en el Hogar del Jubilado de Malcocinado (Badajoz). “De todas formas, las partidas se van a seguir jugando igual, el que quiera jugar tranquilo también tenemos un ajedrez”.