El retraso del nuevo estadio Atlético se debe a una cuadrilla de obreros madridistas

Las obras del nuevo estadio Wanda Metropolitano están casi finalizando, pero con un retraso importante que, como se temían muchos aficionados colchoneros, se ha debido a una premeditada lentitud en el trabajo por parte de la cuadrilla de obreros.

Según un comunicado anónimo “los obreros que han trabajado en la construcción del estado Wanda Metropolitano son merengues de corazón, como buenos profesionales han acudido a su trabajo, lo han realizado de manera impecable, pero sus colores les han hecho realizar todas sus tareas a un ritmo menor al habitual”, que intenta justificar el retraso en su finalización.

En la casa rojiblanca la noticia ha sentado como un jarro de agua fría, ya que uno de los requisitos que pusieron a las empresas de construcción es que los trabajadores fueran atléticos de toda la vida y, que además de por dinero, trabajasen por amor a su club. Varios foros madridistas ya se jactan de la noticia, en el otro bando ha caído como una bomba.