Se presenta a un Blablacar con un bidón de gasolina.

Un soriano se presentó en el punto de encuentro de un Blablacar con un pequeño macuto para la ropa y un bidón de gasolina, que afirmaba que era para pagar su parte del trato.

Después de pensarlo mucho, al final lo dejaron compartir viaje, ya que el conductor entendía que seguramente el bidón contenía más cantidad de la que gastaría proporcionalmente en el viaje.

“Resulta que mi tío tiene una gasolinera, y me da la gasolina, así me ahorro el pago de mi parte proporcional de gasolina”, afirmó. También puntualizó que “antes traía un poco de gasolina de mi tío, y chacinas de mi primo el del pueblo, y no pagaba tampoco un duro, pero ya he tenido algún encontronazo con los veganos modernitos esos, y al final he tenido que dejar de traer comida”. Sin duda una manera curiosa y justa de cumplir con su parte del pago, aunque no sabemos si muy segura.