Se presenta en un puticlub con su señora para que aprenda lo que le gusta.

La otra noche Don Jaime J.L. se presentó en el club Chaplin de Benidorm. Se pidió su benjamín, como de costumbre. Esperó a que estuviera disponible su chica favorita, la exuberante Daniela, una carioca que quita el hipo. Se tomaron una copa cada uno, y subieron a una habitación, a terminar la noche.

Hasta aquí puede parecer algo medianamente normal. La noticia es que Jaime no iba solo. Lo acompañaba, su esposa, para que ésta aprendiera lo que a nuestro amigo le gusta que le hagan.

“Yo en casa intento explicárselo, pero es que sin verlo no lo va a entender”, nos comenta. A Paquita, que es el nombre de la abnegada pareja, no le termina de hacer gracia venir aquí con su marido. “A mí que él venga solo me da igual, pero yo estoy más a gusto en casa viendo la tele. Lo que pasa es que el otro día lo apunté a una academia de baile, y ahora tengo que ceder yo en esto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *