Se queda encerrado en un taller y sobrevive alimentándose con aceite del coche

Un trabajador de un taller de coches de Cuenca ha sido encontrado en estado muy deteriorado después de que se hubiera quedado encerrado en el taller en el que trabajaba durante una semana.  El taller se encontraba en las afueras del pueblo y había cerrado por defunción del dueño, pero nadie se percató de que Antonio aún seguía en uno de los fosos reparando uno de los coches.

Al parecer era el primer día de Antonio que estaba a prueba en el taller y por eso nadie lo echó en falta a la hora de cerrar, ni de su ausencia en el entierro del jefe. El taller estuvo cerrado una semana hasta que por fin fueron a visitarlo algunos trabajadores para recoger algunas pertenencias y se encontraron con el joven tirado en el suelo en muy mal estado.

Tras varios días en el hospital y una vez que pudo recobrar el conocimiento relató su odisea y confesó que había sobrevidido gracias al aceite del coche con el que se había alimentado e hidratado.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *