Se salta un control gritando desde el coche “¡tengo prisa, no he bebido!”

Los hechos ocurrieron la pasada noche del sábado en un rutinario control de alcoholemia a las afueras de la localidad albaceteña de Villarobledo. El conductor de un vehículo no solo hizo caso omiso cuando un agente de la Guardia Civil le ordenó que parara sino que además abrió su ventanilla y les gritó “¡Tengo prisa, no he bebido!”.

Los agentes montaron en su vehículo y comenzaron una persecución que duró algo más de 10 minutos. 20 kilómetros más adelante dieron por fin alcance al infractor y tras realizar la prueba de alcoholemia este dio el doble de la tasa permitida a pesar de que juró a los guardias que no había bebido. “No paré porque estaba seguro que daría negativo y no me gusta hacer perder el tiempo a la gente, mucho menos cuando están trabajando” explicó el infractor en su declaración.

Minutos más tarde la unidad de atestados volvió a repetir el test de alcoholemia pero ésta vez con un análisis de sangre el cual efectivamente confirmó de nuevo que el infractor había bebido por lo que el sujeto fue detenido y puesto a disposición judicial.

Compártelo: