Se salta un control de alcoholemia porque le olía el aliento y le daba vergüenza

Alenia Rodriguez, una joven valenciana de 24 años afincada en Madrid, se tropezó la pasada madrugada del viernes con un control de alcoholemia de la Guardia Civil de Tráfico cuando se disponía a volver a casa tras haber salido de fiesta con sus amigas.

 

La joven, al ver las luces de la Guardia Civil, se asustó y dio media vuelta tratando de evitar el control, pero los agentes vieron la acción y comenzaron la una persecución hasta darle alcance. Alenia, cuando se dio cuenta de que le seguían se detuvo y no opuso resistencia. Cuando la Guardia Civil preguntó a la muchacha por qué se dio la vuelta para evitar el control, ésta confesó entre lágrimas que padecía de halitosis y que tenía una tremenda vergüenza por su mal aliento, por lo que los agentes se echaron a reir por su sinceridad.

 

Los Guardias acompañaron a la joven de nuevo al control pero el alcoholímetro daba error una vez tras otra seguramente debido al mal aliento de la muchacha por lo que se vieron obligados a someterla al análisis mediante extracción sanguínea. Finalmente Alenia dio negativo en el control.