Se tira al río desde 20 metros para evitar un control de alcoholemia

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado sábado al domingo cuando la Guardia Civil se encontraba realizando un control rutinario de alcoholemia en una de las entradas de Sevilla.

Los agentes vieron a lo lejos cómo un joven detenía su vehículo y se lanzaba al río desde una altura de unos 20 metros, por lo que acudieron de inmediato al lugar para socorrerle. Tuvieron que llamar a la brigada especial de buzos de Bomberos que una hora después de la búsqueda consiguieron encontrar al joven y sacarlo del agua. Éste tuvo que ser atendido por una unidad móvil medicalizada ya que contaba con evidentes síntomas de hipotermia, posteriormente al joven se le realizaron varios test donde dio positivo tanto el alcohol como en drogas por lo que fue arrestado y trasladado al cuartelillo de la Guardia Civil.

Una vez allí el joven confesó que se asustó al ver el control, quiso dar la vuelta pero no pudo así que la única escapatoria que vio fue lanzarse al río.  El detenido se enfrenta a una pena de entre 6 y 18 meses de prisión por intento de fuga y tendrá además que pagar una multa de 6.000€ y retirada del carnet de conducir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *