Separan de celda a tres reclusos que no paraban de enrollarse

 

Tres reclusos del Centro Penitenciario de Soto del Real (Madrid) han tenido que ser separados en diferentes celdas porque según los funcionarios de la prisión no dejaban de enrollarse entre ellos.

Al parecer, según cuentan los funcionarios, los tres presos organizaban incluso orgías  en su celda en la que llegaban a participar más de 20 reclusos. “Las fiestas que se montaban eran impresionantes. Es normal que entre los presos haya de vez en cuando algún rocecito, alguna caricia…. pero esto ya se salía de lo normal” explica uno de los funcionarios. Según cuentan otros reclusos los gritos de placer se podían oír cada noche incluso desde otras galerías. “Da igual que nos separen, no servirá de nada, buscaremos la forma para poder seguir juntos. En la cárcel estoy teniendo más sexo que en la calle” declaró uno de los presos implicados.

La intención del director del Centro Penitenciario es que los tres reclusos dejen de mantener relaciones sexuales, al menos a diario “Es un mal ejemplo para otros reclusos, pueden sentir celos y tomárselo a mal. Lo mejor era separarlos, más que a cumplir condena parece que vienen aquí a disfrutar” contó el director de la cárcel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *