Sorprendente. Llueve tomate en Buñol 10 días después de la tomatina

El pasado 30 de Agosto se celebró en Buñol la famosa fiesta de la Tomatina, donde 160.000 kilos de tomate fueron lanzados por los habitantes del pueblo, tiñendo de rojo las calles en lo que es una tradición mundialmente conocida.

Lo que nadie esperaba y ha dejado perplejos a todos los buñolenses es la fina lluvia de esta mañana, que ha teñido de rojo de nuevo las calles de este famoso pueblo. En un principio el susto ha sido muy grande, ya que daba la impresión de estar lloviendo sangre producto de alguna maldición o castigo divino. Sin embargo, el alcalde rápidamente ha llamado a la calma a sus ciudadanos explicándoles que todo se debía al tomate líquido desparramado por las calles durante las fiestas que se había evaporado y almacenado en las nubes, y que ahora aparecía con las primeras lluvias.

Todo un acontecimiento el vivido hoy en Buñol, que no olvidarán fácilmente sus habitantes y que podrán contar a sus nietos.