Un conductor de Blablacar cobra más barato a quien prometa no hablar

Así se ha sabido a través de las redes sociales y ha convertido en famoso a la persona en cuestión. Antonio Ramos, de La Coruña, habitual conductor de Blablacar, no se limita a solicitar a sus acompañantes que hablen lo menos posible, o que no quiere conversación. Después de que sus peticiones fueran ignoradas y de que la gente terminara contándole su vida a pesar de todo, decidió activar un plan B.

Antonio cobra 5 euros menos a quien no diga una palabra durante el trayecto, más allá de los buenos días y el saludo de despedida, así como cualquier pregunta necesaria para cumplimentar el trayecto. “Creo que no pido mucho, la gente debe entender que el acuerdo es para trasladar, no doy conversación ni me gusta escuchar a la gente, creo que estoy en mi derecho” decía Antonio a varios medios.

Hay voces a favor y en contra ante esta postura, algunos lo consideran un maleducado y para otros es un nuevo héroe.