Un vasco hace cima en el Everest con ropa de verano.

Koldo H.E., vecino de Getxo, ha coronado hace unas semanas el monte Everest sin el equipamiento adecuado. Lo ha hecho con ropa de verano: únicamente vestía camiseta de mangas cortas, bermudas, chanclas, gafas de sol y gorra.

Parece que todo surgió a raíz de una apuesta con su primo Patxi, de Vizcaya. Al parecer, estaban los dos veraneando el pasado mes de agosto en Benidorm y Patxi se quejó de que tenía algo de fresco en la terraza en la que estaban tomando unas cervezas. Koldo le dijo que él no tenía frío nunca, y para demostrárselo era capaz de escalar tal cual estaba el pico más alto del mundo.

“Yo le dije que era una nenaza, que yo con la ropa que tenía era capaz de subir al Everest si hacía falta. Se rió de mí, me llamó exagerado, y eso a un vasco no se le puede decir. A la mañana siguiente, con lo puesto, inicié viaje con lo puesto y una mochila con unas cuantas mudas, y aquí me tiene, de vuelta de escalar un 8000 y sin resfriarme ni nada, oye”, nos ha contado este chicarrón del norte.