Finge llevar brackets durante 25 años para no tener que hacerle felaciones a su marido

Finge llevar brackets durante 25 años para no tener que hacerle felaciones a su marido

Una mujer de 45 años vecina de Almería se ha pasado un cuarto de siglo fingiendo que llevaba frenillos en los dientes para no tener que mantener relaciones de sexo oral con su marido. Una mentira piadosa que hasta el día de hoy le habría servido para librarse de una práctica sexual que al parecer no compartía con su cónyuge.

Todo empezó el día después de la boda, hace 25 años, cuando Esmeralda cansada de tener que hacerle felaciones a su marido durante el noviazgo decidió engañarle para no hacerle daño. Para ello construyó sus propios falsos brackets gracias a la ayuda de una goma elástica de toda la vida y varios clips de agarrar cosas. Ni MacGyver lo hubiera hecho mejor.

Pero se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, y mucho antes a alguien con unos brackets fabricados con una goma elástica. Precisamente esta goma fue la causante de que la mentira saliera a la luz de la manera más surrealista posible. Estaba su hijo pequeño enrollando unas cartulinas en casa cuando precisó de una goma para sujetarlas, y por acto reflejo la madre se saco la suya de la boca para que la usara, sin darse cuenta de que el marido estaba delante. Esmeralda reconoció los hechos y el marido la perdonó, porque ante todo prima el amor.

Aviso: El contenido de Hay Noticia es ficción, como dice nuestro aviso legal

Compártelo: