Hablar mientras comemos engorda por el aire que tragamos

Hablar mientras comemos engorda por el aire que tragamos

Una reciente investigación llevada a cabo por expertos nutricionistas y profesionales de la estomatología, ha determinado que hablar mientras comemos engorda.

“Al engullir el alimento, si en ese momento estamos hablando, el movimiento de las cuerdas vocales con la lógica apertura de boca, favorece la entrada de flujo de aire por el esófago hasta el estómago ocasionando que los ácidos gástricos se debiliten y por tanto variando la absorción intestinal, haciendo que engordemos” era la manifestación literal de uno de los especialistas digestivos, aportando otro dato cuanto menos gracioso “por eso, la gente asidua a los bares y restaurantes tiene más panza, porque habla o ríe mientras comen”.

“Coño, pues bueno es saberlo, ya sé que me tengo que beber los litros de cerveza y los bocatas de tocino sin decir ni mu, que no me salga panza” comentaba entre risas el cliente de un bar tras ser informado de dicho estudio.

Compártelo: