Ingresado al confundir un Mentos con un supositorio

La pasada semana, un octogenario tuvo que ser ingresado de urgencia tras haber confundido un caramelo de la marca Mentos con un supositorio. Al parecer, al anciano le habían recetado un medicamento en forma de supositorio, y fue al proceder a su introducción vía rectal, cuando se originó el problema.

El hombre acudió de inmediato a un hospital donde informó a una enfermera de que “le ardía el ojete”. La sanitaria realizó una primera exploración y constató que del ano del paciente emanaba un frescor poco habitual en esos lares. De inmediato se le extrajo el dulce y se procedió a realizar una limpieza con agua a presión. Pero ahí no terminó el problema, dado que el anciano había consumido el supositorio de forma oral, notando, según él, un sabor ligeramente amargo. Afortunadamente, la situación se controló de forma rápida, pero ello no evitó el susto mayúsculo del hombre.

El propio paciente explicaba al equipo médico que le atendió que había cogido un Mentos de la caja “porque estaba adormilado. Al meterlo comencé a notar un hervor como si alguien con un soplete estuviese quemándome el ojal. Me asusté barbaridades”, dijo entre sollozos.

HAY NOTICIA ahora también en Telegram https://t.me/haynoticia
Compártelo:
Website Security Test
error: Content is protected !!