La verdadera historia del regreso de Jordi Alba con la selección española

La verdadera historia del regreso de Jordi Alba con la selección española

España ha quedado eliminada de la Liga de las Naciones tras su última derrota ante Croacia y la posterior victoria de Inglaterra. Entre los 25 futbolistas que componen la última lista de convocados de Luis Enrique hay un jugador que no puede dejar de sonreír a pesar de esta triste noticia para el combinado nacional. Su nombre, Joaquín Sánchez. En estos momentos, muchos aficionados estarán pensando que el capitán del Real Betis Balompié no formaba parte de los hombres elegidos por el seleccionador. Sin embargo, nada es lo que parece en el mundo del fútbol. A sus 37 años, el gaditano tenía la ilusión de volver a vestir la camiseta de La Roja por última vez en su carrera deportiva, pero como habían señalado las apuestas de fútbol, finalmente no fue citado para el partido ante los croatas. Por este motivo, el portuense decidió disfrazarse de Jordi Alba para cumplir su sueño.

El plan maestro de Joaquín comenzó unos días antes de la convocatoria ofrecida por Luis Enrique. El futbolista verdiblanco llamó al actual seleccionador español para comunicarle su sueño de disputar un último partido con España. En un primer momento, el asturiano mostró ciertas dudas con la convocatoria del extremo, ya que pensaba que había futbolistas más en forma que el jugador del Real Betis. Unas dudas que se disiparon rápidamente, ya que se le vino a la cabeza una idea para solventar los problemas que habían surgido en el combinado nacional, especialmente por la ausencia de Jordi Alba. De esta forma, Joaquín y Luis Enrique idearon conjuntamente la hoja de ruta perfecta para el partido ante Croacia.

El primer punto pasaba por la convocatoria del lateral izquierdo del FC Barcelona. El regreso de Jordi Alba a la selección española causó cierta sorpresa entre los aficionados y medios de comunicación. De hecho, Luis Enrique tuvo que contestar numerosas preguntas en la rueda de prensa sobre el tema, aunque dejó una pequeña pista del plan maestro que había confeccionado con Joaquín. “¿A qué jugador le gustaría parecerse de esta selección?”, le preguntaron. “A Jordi Alba”, respondió el asturiano con una sonrisa en la boca.

Tres días más tarde de la lista de Luis Enrique, el Real Betis visitaba el Camp Nou con motivo de la duodécima jornada de LaLiga. Un escenario magnífico para completar el segundo punto del plan. Después del encuentro, el seleccionar español, que había presenciado el choque en directo desde la grada, bajó a los vestuarios para felicitar a Jordi Alba por su regreso al combinado nacional. En medio de la charla entre ambos, Joaquín aprovechó para aparecer por detrás del futbolista del FC Barcelona y susurrarle al oído uno de sus clásicos chistes para dejarlo completamente dormido. Un momento que aprovecharon para sacarle un molde de su cara para que el gaditano pudiera disfrazarse para el partido de la Liga de las Naciones.

La caracterización de Joaquín fue una auténtica obra maestra. Su presencia pasó completamente desapercibida para el resto de los futbolistas de la selección, aunque había un cierto murmullo en el vestuario sobre lo gracioso que había llegado Jordi Alba a la concentración. A pesar de eso, el capitán del Real Betis cumplió su sueño y volvió a vestir la camiseta de La Roja, aunque en el último momento destapó su verdadera identidad con una de sus míticas frases: “No he corrido más en mi vida, Hulio”.

HAY NOTICIA ahora también en inglés https://thereisnews.com

Compártelo: