Se injerta pelo y se hace la depilación láser porque no le gustaba como le quedaba

Se injerta pelo y se hace la depilación láser porque no le gustaba como le quedaba

José Manuel Rodríguez, un vecino de 35 años de la localidad manchega de Riovuelto (Toledo) decidió someterse a un trasplante capilar harto de padecer alopecia desde los 26 años. Para ello José Manuel pasó los últimos 5 años ahorrando la cantidad necesaria para poder viajar a Turquía y afrontar el tratamiento.

Tras una semana completa de tratamiento al paciente se le injertaron algo más de 10.000 cabellos y todavía debería volver 6 meses después para someterse a otro trasplante de otros 10.000 cabellos, sin embargo José Manuel cuando volvió a España decidió que no le gustaba su nuevo aspecto. “Este no era yo, me sentía raro con tanto pelo y no estaba cómodo” explica José Manuel que decidió pasar por un tratamiento de depilación láser para eliminar el nuevo cabello que hace semanas que se había injertado.

“Pensé que con más pelo me sentiría mejor, sin embargo me miraba al espejo y estaba viendo a un extraño” José Manuel, que asegura que ha aprendido por fin a ser calvo, recomienda a la gente que sufra alopecia que no se sometan a implantes capilares ya que, como le pasó a él, puede que después se arrepientan y quieran dar marcha atrás.

 

 

Compártelo: