Soltar ventosidades en el autobús ya es considerado delito

Soltar ventosidades en el autobús ya es considerado delito

Tras la reciente modificación del Código Penal, uno de los aspectos que más ha llamado la atención ha sido la concerniente a la recogida en el Capítulo 4 del Título II que habla sobre “comportamiento en transporte público”.

“El que con ocasión de utilizar un medio de transporte público como pudiera ser autobús, taxi, tren o avión entre otros y expulsara una ventosidad, será condenado a pena de 6 meses de prisión, con multa de 2000 euros y trabajos en beneficio a la Comunidad” es parte del texto que se ha publicado en el BOE esta misma semana. La noticia ha sorprendido a conductores de transporte publico así como a usuarios habituales del mismo. “Me parece muy acertada esta medida, pero los peos son invisibles y tendría que ir el revisor oliendo ojetes, va a ser difícil pillar al marrano” comentaba una señora tras ser encuestada a la salida del metro en Madrid.

En breve se colocarán carteles informativos en el interior de los vehículos de transporte publico y no se descarta que también se incluya en una futura reforma el olor axilar semejante a cebolla frita.

Compártelo: