CURIOSIDADES

Una peluquería se niega a atender a un calvo que quería cortarse el peluquín

This post has already been read 1117 times!

Aurelio tiene 56 años, es andaluz, calvo y tiene muy mala leche. Sobre todo después de lo sucedido ayer por la tarde en un pueblo de Sevilla al que se acaba de mudar. Una peluquería de su nuevo barrio se negó a cortarle el peluquín y éste se tuvo que ir por donde vino. Eso si, ya ha anunciado que tomará medidas.

Aurelio adquirió su peluquín hace tres días a través de la conocida página de Amazon, pero no quedó satisfecho con la compra y en lugar de devolverlo decidió rebajárselo en casa el mismo. Fue tal el estropicio que se hizo que no le quedó más remedio que pensar en la ayuda de un profesional. Tras llamar a su cuñado y ver que éste tampoco pudo ayudarle le recomendó esta peluquería de la discordia.

Al entrar por la puerta el dependiente le miró y le dijo que no podían atenderle, según relata el propio Aurelio: “El tío no se cortó un pelo. Me dijo que allí no cortaban peluquines, que me comprara una maquinilla y me lo hiciera yo. Me quedé de piedra”.

Compártelo: