Reunión de Alcohólicos Anónimos termina en botellón.

Todo transcurría con normalidad en la reunión mensual de Alcohólicos Anónimos (no diremos provincia, por preservar la identidad de los implicados, aunque sean todos anónimos), pero terminaron de botellón hasta altas horas de la madrugada.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo empezó todo. Al parecer era el cumpleaños de uno, que quiso invitar a algo y llevó botellas de refresco de 2 litros. Otro sugirió que con hielo y aliñándolo aquello iba a entrar mejor, bajaron al chino para comprar algo para echar un culín, al final compraron lotes de todo, y se liaron.

Los vecinos tuvieron que terminar llamando a la policía, porque no paraba de llegar gente. Incluso dos puestos de los que venden hamburguesas y bocadillos habían tomado ya posición en las afueras del edificio.

“Para la próxima reunión,vamos a tener que cachear en la puerta, y no dejar pasar ni botellas de agua”, decía el director de la asociación, que acababa de llegar con más hielo del chino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *