Se salta 9 semáforos en rojo porque se cagaba y consigue librarse de la multa

Nuestra protagonista, una barcelonesa de 36 años, realizó ayer el trayecto más veloz de su vida, saltándose 9 semáforos, porque había sentido la llamada de la naturaleza.

La mujer acabó de comer en un concurrido japonés de la ciudad condal y se montó en el coche para volver a su casa “de repente noté una explosión en las tripas, necesitaba cagar como fuese, así que arranqué aceleré y no paré hasta llegar a casa”. Por el camino cometió diversas infracciones, entre ellas saltarse 9 semáforos y la Policía a duras penas consiguió perseguirla hasta su casa “recibimos el aviso y conseguimos localizarla, pero era imposible frenarla”.

Una vez se bajó del vehículo se dirigió como una exhalación a su portal y, aunque escuchó gritos, no se paró hasta conseguir subir a casa y llegar a su ansiado cuarto de baño “en cuanto terminé atendí a los Policías y me disculpé, les expliqué a que se debían mis prisas y lo entendieron”. Según comenta uno de los agentes “es entendible, nos podría pasar a todos, una urgencia es una urgencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *