CURIOSIDADES

Cómo puede cambiar la vida la operación de presbicia

This post has already been read 4258 times!

Aunque a veces creamos que la ciencia y la investigación van muy lentas por falta de apuestas, fondos y políticas fuertes que ayuden a desarrollarlas, en algunos sectores de la salud los avances de los últimos años han sido espectaculares y han supuesto un gran avance y, cómo no, la oftalmología es una de esas ramas, alcanzando unos resultados muy satisfactorios, como dicen testimonios de pacientes que se han sometido a operación de presbicia en Novovisión.

En este sentido, lo primero que conviene hacer es definir correctamente qué es presbicia y los beneficios que puede tener la decisión de someterse a una operación, ya que muchas personas, en un primer momento, suelen tener muchas inseguridades al tratarse de algo tan sensible como los ojos.

Ponerse en las mejores manos es vital para acudir el día de la intervención con tranquilidad, sin nervios y con la decisión en firme y saber que se puede tratar distintas anomalías visuales como la queratitis o cualquier otra que genere algún tipo de molestia. Conviene, igualmente, informarse bien de las distintas clínicas y oftalmólogos que lo pueden hacer, pero sobre todo, es indispensable pedir credenciales, llegar hasta el fondo y saber que se está sometiendo a la operación con un grupo de profesionales. En muchos casos, la decisión entre una y otra clínica se basa en la experiencia y, por tanto, recomendación, de alguien conocido que lo ha hecho ya y ha quedado satisfecho.

La presbicia no es otra cosa que lo que se denomina coloquialmente como “vista cansada”. Según la Americin Academy of Ophhtalmology, “es una condición ocular relacionada con la edad que hace difícil ver las cosas de cerca”, con lo que, según esta institución, afecta mucho más a las personas mayores de 40 años y, sobre todo, si tienen otras anomalías como miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Así como en su día se consiguió perfeccionar la tecnología para las operaciones de cataratas, también la presbicia se puede operar de una manera sencilla y con toda la seguridad, siendo, además, parte casi complementaria de esta otra operación, cuyos pacientes también suelen ser de edad más avanzada.

La intervención no suele durar mucho más de media hora con anestesia tópica y consiste en sustituir el cristalino del ojo que es el que está dañado y sirve para enfocar por otro intraocular artificial que sirva para realizar esas mismas funciones, regulando las tres medidas de visión: cerca, medio, lejos.

En este sentido y aunque estas medidas de 0 a 50 cm; de 50 cm a 1m y de 1m son orientativas, está en las personas el tener unos buenos hábitos visuales en referencia a sus actividades. Así, cerca será un libro o el móvil, pero no lo será la televisión, que será lejos, aunque, muchos niños se empeñen en acercarse demasiado.

Tras la intervención, el periodo de recuperación es relativamente corto, dependiendo de la técnica utilizada y de cada paciente. En cualquier caso, los efectos son muy positivos, permitiendo ir enfocando mejor a medida que va pasando el tiempo e ir abandonando las gafas o las lentillas y recuperando la agilidad visual que se tuvo en su día.

Compártelo: